Martes 12 de Diciembre del 2017 - 12:46:41
Inicio | Contacto | Iniciar Sesión  
 

Academia de Ciencias

Sábado 21 de Octubre del 2017
GENIOS OLVIDADOS

Este trabajo es una forma de recordar al Dr. Carlos A. Gianantonio quien, además de haber sido un médico e investigador excepcional, dedicó su vida a renovar la Pediatría en la Argentina.

Escuché por primera vez hablar de él su personalidad y muchos comentarios que despertaban mi admiración por él hicieron en el Hospital Italiano

Su infancia

Nació en Martínez, provincia de Buenos Aires, el 19 de agosto de 1926. Era su padre entrerriano y sus abuelos maternos, florentinos; su madre, argentina también, poseía según quienes la conocieron, un don especial para tratar a los niños y atraer su atención. Esta virtud habría de transmitírsela a su hijo Carlos.
Gianantonio hizo la escuela primaria en San Isidro y también allí cursó sus estudios secundarios. Lo hizo en el Colegio Salesiano Santa Isabel, finalizándolos en 1943 con medalla de oro.

Al incorporarse a la Academia Nacional de Medicina tiene un recuerdo para sus padres que lo estimularon como estudiante y refiriéndose a su infancia habla del "amor a los seres vivos y a las cosas como extensión del clima hogareño".

La facultad y los años de practicante

Terminados sus estudios secundarios ingresa a la Facultad de Medicina de la Universidad  de Buenos Aires.
Fue practicante en los hospitales Argerich, de Clínicas, de Tigre, Pirovano y entre 1946 y 1954 en el Hospital de Niños "Ricardo Gutiérrez" de Buenos Aires. En ellos enriqueció y afianzó su formación teórico-práctica, consciente que eso implicaba la postergación de su graduación.
La duración aparentemente excesiva de sus estudios universitarios se debió a su permanente preocupación por adquirir una sólida formación.

Refiriéndose a esa etapa Gianantonio, ya en su madurez, la describió así: "La búsqueda del hombre y sobre todo del hombre niño, a lo largo de muchos, quizás demasiados años, en muchos hospitales, culminó en el viejo y querido Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, mi hospital. En él entré deslumbrado y lleno de turbaciones cuando adolescente y maduré en él como persona y como pediatra".

En 1953, siendo practicante, recibe el premio Guillermina de Oliveira César de Wilde al mejor estudiante de Medicina de todos los hospitales de Buenos Aires, distinción ésta que se otorga solo cada 5 años. Al recibir este premio muestra ya la humildad que habrá de caracterizar su trayectoria. En sus palabras de agradecimiento, luego de recordar a Eduardo Wilde como médico y escritor, descubriendo facetas poco conocidas de éste, a quien evoca como "médico de mucha ciencia y suave ternura frente al dolor", habla de su querido Hospital de Niños y de sus compañeros. Refiriéndose a éstos expresaba que "luchan como hombres, con amor y sabiduría por una infancia menos atormentada, por una humanidad mejor".  En ese momento Gianantonio - o el "Tano" como cariñosamente esos compañeros lo llamaban - era aún estudiante de Medicina.

El 5 de Julio de 1954 obtiene el título de médico con las más altas calificaciones (9,25 puntos de promedio).

Becario en los Estados Unidos

En 1955 viaja a Estados Unidos con una beca del St. Christopher´s Hospital for Children, dependiente de la Universidad de Temple, Philadelphia, incorporándose como fellow en el Servicio del famoso pediatra Waldo Nelson. Durante esta pasantía, que finalizó en 1956, fue nombrado Asistente del Jefe de Residentes de ese hospital.

Años más tarde, durante una visita a nuestro país, el Dr. Nelson comenzó así una conferencia que diera en el Hospital Italiano de Buenos Aires: "Durante su residencia yo le enseñé a Gianantonio; desde entonces Gianantonio siempre me enseñó a mí".

Publicidad



Galería de Fotos

Enlaces

Publicidad




PLUS NOTICIAS









Escríbanos

ACADEMIA DE CIENCIAS

Visitas

Visitas de Hoy:1001
Visitas de Ayer:2646
Visitas del Mes:845243
Visitas Totales:10242830

Academia de Ciencias